Una franquicia por daños es una retención o bloqueo que efectúa el proveedor en tu tarjeta de crédito en el momento de la recogida, para asegurar que el cliente puede cubrir cualquier daño que sufra el vehículo o cubrir el coste de llenar el tanque de combustible en el caso de que se devuelva el coche con el tanque vacío.

Es una práctica habitual y un procedimiento estándar en las compañáis de alquiler de coches.

Siempre que el vehículo se devuelva en las mismas condiciones en que se alquiló, este depósito será devuelto por completo al finalizar el alquiler.